Por Aitor Pla

Estamos conmemorando y reivindicando en estos días los derechos LGTB a nivel mundial, pero, bajo tu punto de vista ¿Qué avances y que retrocesos ha vivido la sociedad respecto a la igualdad LGTB?
Por suerte, creo que no hemos experimentado retrocesos, pero eso no es difícil porque partimos de un nivel de igualdad muy bajo. La igualdad ha sido y es todavía una utopía muy lejana a la realidad. Todavía es habitual escuchar noticias sobre agresiones o discriminación a personas por su condición LGTBI. Y no solo en países tradicionalmente hostiles a nuestro colectivo, como Rusia y diferentes países árabes o latinos, sino en nuestro propio país, cerca de nuestro entorno.

Sin embargo, cada vez es más frecuente ver parejas de gays o lesbianas cogidas de la mano o demostrando afecto en público. Y aunque todavía hay gente que mira con desprecio o curiosidad morbosa, o incluso que expresa algún comentario desagradable, lo cierto es que la sociedad empieza a aceptar que la diversidad es la normalidad. Y aunque las personas que “salen del armario” encuentran en ocasiones rechazo por rechazo por su propia familia o amigos, también se encuentran con reacciones de apoyo y aceptación incondicional que, en otros tiempos, habrían resultado inverosímiles. De hecho, ese “armario” está, afortunadamente, desapareciendo y el expresar la propia orientación sexual o identidad de género, se convierte en un proceso asumido con naturalidad, no en algo traumático.
Además, sí se han producido avances significativos en la sociedad. El que nos encontremos con leyes que buscan la igualdad y proteger los derechos de las personas LGTB, tanto a nivel autonómico como nacional, indica que es una lucha que ha “calado” en la sociedad. Ahora toca esperar que esas leyes recién aprobadas o en proceso de tramitación, sean dotadas de los medios necesarios para su aplicación efectiva.

¿Qué retos tiene el colectivo LGTB como la sociedad en general?
Aprobar unas leyes no sirve de nada si la sociedad no interioriza esa protección de los derechos de las personas LGTB como algo propio, como algo justo y necesario. Así que, desde los colectivos LGTBI, tenemos que seguir peleando, y dando visibilidad a una realidad que no es la del hetero patriarcado. Es necesario hacerlo tanto por nosotros como por aquellas personas que no se atreven a vivir conforme a su orientación sexual o identidad de género, por miedo, vergüenza…

Personalmente nos gustaría que nos hablaras de cómo has vivido la aceptación por parte de la sociedad en el colectivo transexual.
El colectivo transexual está cada vez más integrado en todos los ámbitos: laboral, educativo, social… Desgraciadamente, aún existe una alarmante falta de información sobre qué implica la transexualidad o cómo tratar con personas trans. Y eso que las personas trans sólo pedimos respeto y que se nos trate de acuerdo con el género con el que nos identificamos.

Aunque, ya puestos a pedir, ojalá algún día todo el mundo entienda que si eres una mujer trans, eres una mujer de verdad, tengas pene o vagina, no un hombre que se viste de mujer, ni una persona transtornada. Igualmente, si eres un hombre trans, eres un hombre y punto. Trans es solo un adjetivo.

¿Has sentido rechazo?
El trato de la gente ha sido, en líneas generales, excepcional, de aceptación y respeto. En cambio, el rechazo proviene de las instituciones, de las leyes… Por ejemplo, que tengamos que esperar dos años desde que iniciamos el proceso de hormonación para poder cambiar nuestro nombre en el DNI, provoca muchos inconvenientes en el día a día, y supone un recuerdo constante de una etapa de nuestra vida que queremos dejar atrás. Y parece increíble que esto no se entienda.

Y Cuando ves una campaña promovida ahora hace un año por Hazte Oir bajo el lema “Los niños tienen pene, Las niñas tienen vulva, ¿Qué no te engañen” que fue lo primero que se te paso por la cabeza
Indignación. No solo atacan al colectivo trans, sino que encima dirigen su ataque a los niños, a aquellos que son más vulnerables. Porque los niños y niñas trans son conscientes de su género y lo expresan en muchos casos en cuanto son capaces de hablar, pero, si sus padres, su entorno, el colegio, no lo acepta, estos niños sufren mucho. Y para poder tener una infancia feliz, como es su derecho, es importante que se entienda que hay niñas con pene y niños con vulva.

¿Culpa de estas campañas las tienen los políticos por financiar asociaciones que promueven al odio y a la homofobia?
Claro. Desde el momento en que este tipo de asociaciones recibe financiación pública, las consecuencias del odio que promueven recaen en aquellos que las financian y miran hacia otro lado, sin molestarse en comprobar el destino del dinero que les entregan.

Diana también eres fotógrafa ¿Cómo nació tu vocación?
Como en muchos casos, empezó como una afición. Como un medio para inmortalizar momentos importantes de la vida, de los lugares que visitaba, de las personas que conocía… Y en un punto, al querer mejorar mi técnica, descubrí que había mucho más. Que la fotografía es un medio para expresar sentimientos o emociones, para transmitir algo al observador, para contar una historia y dejar salir lo que llevo dentro.

El pasado mes de marzo la dirección de esta revista reconoció la labor de lucha de 7 mujeres ¿Cómo recibiste la noticia?
Con sorpresa, porque no me esperaba ese reconocimiento. Y con orgullo, por aparecer junto a esas grandes mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s